No nachos, no Maná

Hay empresas que no se definen por lo que son, sino por lo que no son. Y así es como Roberto Ruíz contó en el Festival El Sol las razones de ser de su restaurante Punto Mx.

Roberto y sus socios sabían que querían crear un proyecto de restauración propio, atrevido, basado en la cocina mexicana pero rompiendo con los tópicos de los restaurantes tex-mex convencionales: “No queríamos nombres con diminutivos ni sombreros mariachis”.

Punto MX busca la sinergia de los conceptos mexicanos con ingredientes españoles, replantearse los típicos platos mexicanos con ingredientes cercanos. Como explicó Roberto Ruíz, buscaban el efecto de “Comfort Food” que define una comida que recuerda a momentos familiares, de hecho, en su cocina no hay cocineros mexicanos sino que es una experiencia multicultural.

Roberto-Ruiz-peq

La experiencia empezó sin recursos, con un restaurante pop-up itinerante con amigos como primeros clientes. La ilusión por hacer las cosas bien es lo que Roberto Ruíz define como su motor. Se han arriesgado a innovar, pero creen que la innovación gastronómica no debe estar reñida con la tradición artesanal, por ello las tortillas de maíz de Punto MX se cocinan de forma artesanal.

La credibilidad que se ha ganado Punto MX ha funcionado a través del boca-oreja y su larga lista de espera atesora su éxito. Y esto no es todo porque Roberto Ruíz dijo tener nuevas ideas creativas para el futuro, que a buen seguro, serán deliciosas.